El comportamiento cívico

UNA FORMA DE PENSAR, UNA FORMA DE VIVIR

La crisis económica actual ha acabado siendo una crisis de valores. La pérdida de confianza en las instituciones y sus líderes por parte de los ciudadanos y el daño a su reputación, está condicionando sus estrategias de gestión, pero también de comunicación para hacer frente a la actual revolución ética.

El hombre, los hombres, los movimientos sociales están afianzando cambios que van al rescate de los valores cívicos y donde se espera de las instituciones que compromiso y comportamiento vayan de la mano.

La percepción social de la condición institucional de las empresas como actores socioeconómicos relevantes, las hace copartícipes del reto inexcusable de gestionar con responsabilidad. La exigencia es aún mayor porque se entiende que ha de ser restaurada la confianza perdida.

La nueva comunicación debe alinearse con los retos vigentes de gestión empresarial y generar credibilidad en sus actuaciones y comunicaciones como paso previo a la generación de la legitimidad social -y emocional- acreedora de la confianza de los agentes sociales.

En ese camino, la transparencia en la información económica y empresarial se presenta como un pilar esencial de la comunicación.

Así pues nuestros clientes van a obtener nuestro mejor talento competencial y para ello vamos a ofrecer a través del estudio y la investigación que nuestra comunicación se sustente en los tres ejes representados por la credibilidad, la legitimación y la transparencia.